Anorexia nerviosa: Ver Causas, Síntomas y Tratamientos

También conocido como Anorexia y Aversión a la comida

La anorexia nerviosa, a menudo denominada simplemente anorexia, es un trastorno psicológico de la alimentación que pone en peligro la vida. Se caracteriza por la autoinanición, la pérdida de peso, la percepción distorsionada del peso y el miedo irreal o exagerado a la imagen corporal. En términos sencillos, es una condición en la que las personas se obsesionan con su peso y su dieta.

Las personas anoréxicas suelen empezar a hacer dieta para controlar su peso. Pero con el tiempo, las restricciones en la ingesta de calorías y la dieta se convierten en una obsesión psicológica, que les lleva al punto de la inanición y la pérdida de peso extrema. No se conocen las causas exactas de la anorexia nerviosa. Sin embargo, se cree que hay varios factores que contribuyen a la anorexia. Entre ellos están el estrés ambiental, la compulsión externa, las complicaciones prenatales y perinatales, los factores fisiológicos, los cambios neuroquímicos, los cambios hormonales y los factores genéticos o hereditarios.

La anorexia nerviosa, si no se trata, puede provocar condiciones de salud peligrosas, como fatiga, presión arterial baja, desequilibrio hidroelectrolítico, e incluso puede tener consecuencias fatales, entre otras. Por ello, la intervención médica y la consulta psicológica son cruciales para el diagnóstico precoz y el tratamiento eficaz de la enfermedad.

Síntomas de la anorexia nerviosa

Los síntomas de la anorexia nerviosa difieren de una persona a otra. Los síntomas más destacados y visibles son la pérdida excesiva de peso y los cambios fisiológicos.

Algunos de los signos y síntomas más comunes de la anorexia nerviosa son


1. Síntomas físicos

La restricción de la ingesta calórica necesaria a lo largo del tiempo puede tener un efecto devastador en la mente y el cuerpo. Si los efectos adversos de la inanición no se tratan y pasan desapercibidos a lo largo del tiempo, puede causar una pérdida permanente en el funcionamiento de órganos vitales.

Algunos de los signos y síntomas físicos más comunes de la anorexia son:

  • Cansancio/fatiga extrema
  • Pieles secas
  • Insomnio o trastorno del sueño
  • Adelgazamiento del cabello
  • Presión arterial baja
  • Decoloración de la piel o piel pálida
  • Pérdida severa de músculo y peso
  • Osteoporosis o pérdida de densidad ósea
  • Decoloración y fragilidad de las uñas
  • Estreñimiento
  • Emaciación o extrema delgadez
  • Lanugo o crecimiento de vello suave en todo el cuerpo
  • Latidos irregulares
  • Infertilidad

2. Síntomas emocionales y de comportamiento

El hambre constante puede desencadenar emociones desagradables como la ira y la depresión. Algunos de los signos de advertencia de los síntomas de la anorexia emocional y conductual son:

  • Baja autoestima
  • Irritabilidad
  • Aversión a la comida
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultad de concentración
  • Pensamientos suicidas
  • Falta de interés o desvanecimiento emocional
  • Cambios de humor
  • Pensamientos obsesivos y ansiedad social
  • Hacer mucho ejercicio
  • Evitar las reuniones sociales
  • Negación del hambre
  • Retirada de las actividades habituales
  • Sentirse estresado

3. Síntomas cognitivos

No mucha gente sabe que la anorexia nerviosa también puede provocar síntomas cognitivos como:

  • La obsesión por contar las calorías y controlar el contenido de grasa de los alimentos.
  • Preocupación por la comida, las recetas o la cocina; puede cocinar cenas elaboradas para otros, pero no comer la comida ellos mismos o consumir una porción muy pequeña.
  • Admiración por las personas más delgadas.
  • Pensamientos de ser gordo o no lo suficientemente delgado.
  • Una representación mental alterada del propio cuerpo.
  • Dificultad para el pensamiento abstracto y la resolución de problemas.
  • Pensamiento rígido e inflexible.
  • Baja autoestima.
  • Hipercrítica y perfeccionismo clínico.

4. Síntomas perceptivos

Esta condición también puede afectar a la percepción de su cuerpo y puede llevar a la autocrítica con respecto a su peso y su cuerpo. Causa:

  • Percepción de sí mismo como sobrepeso, en contradicción con una realidad de bajo peso (es decir, «trastorno de la imagen corporal» )
  • Intolerancia al frío y quejas frecuentes de tener frío; la temperatura corporal puede bajar (hipotermia) en un esfuerzo por conservar la energía debido a la desnutrición.
  • Alteración del esquema corporal (es decir, una representación implícita del cuerpo evocada por la actuación)

Causas de la anorexia nerviosa

Las razones específicas que causan la anorexia nerviosa aún no están claras. Pero se cree que está causada por factores biológicos, ambientales y psicológicos multifactoriales. Algunos de los factores causantes que aumentan el riesgo de que una persona desarrolle anorexia nerviosa son los siguientes:

1. Factores psicológicos

Se cree que la anorexia nerviosa, una fobia abrumadora a tener un peso normal, suele estar asociada a rasgos de personalidad y comportamiento. En la mayoría de los casos, las personas anoréxicas tienden a buscar la perfección en su aspecto e imagen corporal. Esto puede hacer que restrinjan su dieta hasta el punto de pasar hambre para alcanzar objetivos poco realistas.

Algunos otros factores psicológicos que pueden contribuir al desarrollo de la anorexia son los siguientes:

  • Miedo e incertidumbre excesivos
  • Historial médico de depresión y ansiedad
  • Experiencia infantil dolorosa o traumática
  • Reducción de la capacidad de regular y adaptar el comportamiento según las diferentes situaciones
  • El sentimiento de inadecuación y soledad
  • Acontecimientos vitales estresantes, como accidentes o la pérdida de un ser querido

2. Factores ambientales

La cultura actual hace hincapié en la delgadez irreal como estándar de belleza. Esta presión externa y la competitividad por alcanzar objetivos corporales poco saludables pueden aumentar la obsesión por restringir la ingesta de alimentos vitales.


3. Efectos de los medios sociales

La presión de los medios sociales y los entornos de alto riesgo social, como el deporte, el modelaje y la actuación, pueden contribuir al desarrollo de la anorexia nerviosa. La exposición persistente a los medios de comunicación que presentan ideales corporales puede constituir un factor de riesgo para la insatisfacción corporal y la anorexia nerviosa. El ideal cultural de forma corporal para hombres y mujeres sigue favoreciendo a las mujeres delgadas y a los hombres atléticos y musculosos en forma de V. Una revisión de 2002 descubrió que, de las revistas más populares entre las personas de 18 a 24 años, las que leen los hombres, a diferencia de las que leen las mujeres, tenían más probabilidades de presentar anuncios y artículos sobre la figura que sobre la dieta. La insatisfacción corporal y la interiorización de los ideales corporales son factores de riesgo de la anorexia nerviosa que amenazan la salud de la población masculina y femenina.

Los sitios web que subrayan la importancia de alcanzar los ideales corporales ensalzan y promueven la anorexia nerviosa mediante el uso de metáforas religiosas, descripciones de estilos de vida, «thinspiration» o «fitspiration» (galerías de fotos y citas inspiradoras que pretenden servir de motivación para alcanzar los ideales corporales). Los sitios web pro-anorexia refuerzan la interiorización de los ideales corporales y la importancia de su consecución.

Los medios de comunicación presentan una visión falsa del aspecto real de las personas. En las revistas y las películas, e incluso en las vallas publicitarias, la mayoría de los actores/modelos son alterados digitalmente de múltiples maneras. La gente se esfuerza por parecerse a estos modelos «perfectos» cuando en realidad no se acercan a la perfección.

4. Factores biológicos

La correlación entre los factores biológicos y la anorexia no se entiende claramente. Sin embargo, los antecedentes familiares de anorexia, el abuso de drogas y las enfermedades coexistentes aumentan el riesgo de desarrollar anoxia. Las anomalías en la estructura o función del hipotálamo, una parte del cerebro, pueden alterar los comportamientos alimentarios.


5. Factores genéticos

Predisposición genética o hereditaria, aunque no se conoce bien el mecanismo para extraer los genes responsables asociados a la anorexia, se está investigando para aumentar la comprensión del papel de los genes en la anorexia. La anorexia nerviosa es altamente heredable. Los estudios de gemelos han demostrado una tasa de heredabilidad de entre el 28 y el 58%. Los familiares de primer grado de las personas con anorexia tienen aproximadamente 12 veces más riesgo de desarrollarla.

Un estudio de 2019 descubrió una relación genética con los trastornos mentales, como la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de ansiedad y la depresión; y el funcionamiento metabólico con una correlación negativa con la masa grasa, la diabetes de tipo 2 y la leptina.

Un gen que se ha relacionado con la anorexia podría ser de especial interés. Este gen codifica una proteína llamada receptor alfa relacionado con el estrógeno (ERRalpha). En algunos tejidos, este gen altera la capacidad del estrógeno y de los receptores de estrógeno para interactuar con el ADN y cambiar la función de las células.Dado que el estrógeno tiene potentes efectos sobre el apetito y la alimentación, cualquier anomalía genética en la vía de señalización del estrógeno podría contribuir a los síntomas de la anorexia y explicar por qué la anorexia suele aparecer en mujeres jóvenes justo después del inicio de la pubertad.

Prevención de la anorexia nerviosa


Aunque no existen métodos específicos probados para prevenir la anorexia, algunas de las siguientes medidas y trucos pueden ayudarte a prevenir y controlar los síntomas causados por la anorexia nerviosa. Entre ellas se encuentran:


1. Detección temprana de la anorexia

La anorexia tiene una etiología multifactorial y comparte síntomas similares con otros trastornos psicológicos relacionados. Esto dificulta la identificación de la causa fundamental de la enfermedad de la anorexia. Sin embargo, si los síntomas se reconocen a tiempo, las intervenciones pueden reducir el riesgo de complicaciones y muerte.

2. Seguir hábitos alimenticios saludables

La desnutrición que acompaña a la anorexia puede tener efectos muy perjudiciales para el organismo. Uno de los consejos sencillos para superar el riesgo de desarrollar daños en los órganos internos es consumir alimentos ricos en nutrientes en comidas pequeñas pero frecuentes. Esto se debe a que comer una gran cantidad de alimentos suele ser fácil en las primeras etapas de la anorexia. Puedes consultar a un dietista o nutricionista para obtener un plan de alimentación óptimo que satisfaga las necesidades nutricionales de tu cuerpo.


3. No consuma alcohol

La drunkorexia es un término que denota el comportamiento de sustituir el consumo de alimentos por el exceso de alcohol. Unestudio publicado en Alcohol Health and Research World ha informado de la asociación del alcohol y los efectos en el desencadenamiento del trastorno alimentario de la anorexia nerviosa. Según otros estudios relacionados, la combinación de alcohol y anorexia puede causar complicaciones de salud graves, incluso potencialmente mortales. Por lo tanto, evitar el alcohol puede reducir el riesgo de desarrollar lesiones relacionadas con el alcohol.


4. Deja de juzgarte a ti mismo

Las personas anoréxicas suelen buscar la perfección en todo lo que hacen. Aunque el perfeccionismo suele verse como un rasgo positivo, en la mayoría de los casos, puede causar presión no deseada, estrés y otros problemas de salud mental. Trabajar en la aceptación del estado actual de su cuerpo, peso y apariencia física puede prevenir eficazmente el desarrollo de su autopercepción negativa.


5. No fomentes la vergüenza corporal

Permitir que alguien critique duramente tu cuerpo puede dañar tu autoestima. El «body shaming» se ha convertido en un problema frecuente en las redes sociales. Como cualquier otra forma de acoso, el body shaming puede afectar gravemente a la salud mental de una persona. En el mundo digital es inevitable que se produzca este tipo de acoso, así que trata de no dejar que los comentarios negativos te afecten y practica las afirmaciones de amor propio.


6. Ser consciente de la anorexia y otros trastornos alimentarios relacionados

La anorexia nerviosa tiene la tasa de mortalidad más alta de todas las enfermedades mentales. Ser consciente de los posibles factores de riesgo y los desencadenantes asociados a la anorexia puede ayudarte a eliminar la insatisfacción no deseada con tu imagen personal.


7. Busque ayuda profesional para entender mejor su condición

Si experimenta algún signo de anorexia o sospecha que tiene anorexia, fije una cita con un médico para comprender mejor su estado. La detección temprana de la causa subyacente de la anorexia permite actuar y recuperarse más rápidamente.

¿Sabes qué alimentos comer y qué evitar para la anorexia? ¿Conoce los remedios caseros más comunes para la anorexia? ¿Tienes idea de qué cambios en el estilo de vida se pueden hacer para mejorar los trastornos alimentarios?

Tratamiento de la anorexia nerviosa


El tratamiento de la anorexia tiene como objetivo restablecer el peso normal del cuerpo y el bienestar psicológico y mental. Hay varias terapias disponibles para tratar la anorexia nerviosa. Sin embargo, la elección del tratamiento se determina en función de la edad del individuo, las complicaciones y los factores de salud. En la mayoría de los casos, se recomienda una combinación de terapias para tratar problemas emocionales como la baja autoestima, la ansiedad y otros problemas de salud mental relacionados.

Algunas de las estrategias habituales para tratar la anorexia nerviosa son las siguientes:


1. Psicoterapia

La psicoterapia puede ayudar a las personas anoréxicas a afrontar sus problemas de salud mental asociados a la anorexia. Ayuda al paciente a comprender mejor el problema y a saber cómo afrontarlo. Entre las distintas formas de psicoterapia que se utilizan para tratar la anorexia se encuentran:

  • Terapia basada en la familia (FBT): También llamada método Maudsley, involucra a los padres/familiares en el proceso de devolver a su hijo a un peso saludable en casa. Se anima a la familia en su conjunto a comprometerse más con el paciente para garantizar una dieta adecuada para ganar un peso saludable.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): Esta terapia tiene como objetivo mejorar la salud mental, y se centra principalmente en abordar las opiniones distorsionadas sobre su imagen corporal.
  • Terapia conductual dialéctica (TDC): Esta terapia tiene como objetivo reconocer los factores desencadenantes y los métodos para gestionar los factores que causan la anorexia nerviosa. La TDC también ayuda a los pacientes a gestionar su equilibrio de salud mental.
  • Terapia de aceptación y compromiso: Esta terapia tiene como objetivo desarrollar la auto-motivación en lugar de cambiar sus pensamientos y sentimientos.
  • Terapia interpersonal (TPI):Esta terapia ayuda a los pacientes a reconocer y resolver los problemas en sus relaciones. Se ha comprobado que mejorar las relaciones y la salud mental reduce los síntomas de los trastornos alimentarios.
  • Asesoramiento nutricional:Un asesoramiento con un nutricionista puede ayudarle a comprender la importancia de la dieta y a restablecer las pautas alimentarias normales.

2. Medicamentos

No hay medicamentos específicos aprobados para tratar la anorexia porque no se ha encontrado ninguno que funcione muy bien. Sin embargo, los antidepresivos u otros medicamentos psiquiátricos pueden ayudar a tratar otros trastornos mentales asociados a la anorexia. Algunos de los fármacos antidepresivos que suele recetar un psiquiatra para tratar la anorexia son

  • Ciproheptadina: La ciproheptadina es un medicamento antihistamínico que bloquea los mensajeros químicos responsables del picor, la congestión, la inflamación y otras reacciones alérgicas. También estimula el apetito debido a la estimulación constante de la secreción de la hormona del crecimiento y el aumento de la ingesta de energía.
  • Marinol: Marinol es un cannabinoide. El uso regular de este medicamento puede mejorar el apetito y la calidad de vida en general.
  • Megestrol: El megestrol es una versión manufacturada de la hormona humana progesterona. El uso de megestrol puede aumentar el apetito.
  • Olanzapina:La olanzapina es un antipsicótico atípico. Actúa afectando a los niveles de mensajeros químicos (dopamina y serotonina) para mejorar el estado de ánimo, los pensamientos y el comportamiento.

3. Dieta

La dieta es el factor más esencial a trabajar en las personas con anorexia nerviosa, y debe adaptarse a las necesidades de cada persona. La variedad de alimentos es importante a la hora de establecer planes de comidas, así como los alimentos con mayor densidad energética. Las personas deben consumir las calorías adecuadas, empezando lentamente y aumentando a un ritmo medido. No está claro el papel de los suplementos de zinc durante la realimentación.


¿Cuál es la diferencia entre la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa?

Tanto la anorexia como la bulimia son trastornos psicológicos de la alimentación. Las personas con anorexia nerviosa y bulimia nerviosa suelen compartir síntomas similares, como una imagen corporal distorsionada. Sin embargo, la diferencia clave entre ellas es que la anorexia se caracteriza por la autoinanición. En cambio, la bulimia implica un patrón de atracones seguidos de purgas para compensar las calorías sobrantes de forma poco saludable para evitar el aumento de peso.

¿Qué desencadena la anorexia?

Las personas con anorexia suelen tener dificultades para enfrentarse a sus desencadenantes. Identificar sus desencadenantes puede ayudarles a controlar mejor su estado. Algunos de los desencadenantes más comunes de la anorexia son el aburrimiento o la soledad, subirse a una báscula, la conversión sobre el estado físico, la dieta y la nutrición, las imágenes de modelos de fitness y las presiones de las redes sociales.

¿Quién es más propenso a la anorexia?

La anorexia puede darse tanto en hombres como en mujeres, pero es más frecuente en las mujeres. Por término medio, los adultos jóvenes en su etapa de pubertad temprana son más susceptibles a la presión externa y presentan un mayor riesgo de desarrollar anorexia.

¿Puede desaparecer la anorexia sin ningún tratamiento?

La anorexia es un trastorno psicológico complejo. Son muchos los factores que pueden contribuir a provocar la anorexia. En la mayoría de los casos, la anorexia tiende a desaparecer por sí sola. También puede causar daños permanentes en el cuerpo. Por lo tanto, siempre es aconsejable obtener la ayuda de profesionales de la salud mental.

¿La anorexia encoge el cerebro?

La inanición puede tener un efecto perjudicial en el cerebro. Un estudio publicado en el International Journal of Eating Disorders informó de que la restricción excesiva de la ingesta de calorías podría causar la contracción de la materia gris en el cerebro. Afortunadamente, la mayoría de los efectos perjudiciales de la anorexia son reversibles con tratamiento.

¿Por qué las mujeres son más propensas a la anorexia que los hombres?

Aunque la investigación sobre este tema es limitada, los estudios muestran que la mayor actividad cerebral de las mujeres las hace más susceptibles de desarrollar una perspectiva negativa de su aspecto físico que los hombres.

¿Cuántos trastornos alimentarios hay?

En función de sus causas, duración y características únicas, los trastornos alimentarios se clasifican en 12 tipos. Algunos de ellos son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, la dismorfia muscular y el trastorno por atracón.

¿Cuáles son los diferentes tipos de anorexia nerviosa?

Se basa en la presencia de conductas de atracones y purgas. La enfermedad de la anorexia se subdivide a su vez en dos clases, a saber: el tipo restrictivo, en el que las personas anoréxicas tienden a imponer severas restricciones a la calidad de los alimentos que consumen, y el tipo de atracones/purgas, en el que las personas anoréxicas compensan la ingesta adicional de alimentos autoinduciendo el vómito o con diuréticos o enemas, o con ejercicio excesivo.

Referencias

  1. El equilibrio entre el control de la acción dirigida a la meta y la acción habitual en los trastornos de la compulsividad. ScienceDirect.
  2. Becker, CB, Middlemass, K, Taylor, B, Johnson, C, Gomez, F.Inseguridad alimentaria y patología de los trastornos alimentarios. Int J Eat Disord. 2017; 50: 1031- 1040.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba