¿Cómo afecta la calidad del aire a la salud?

Los principales puntos de interés: 

  • La contaminación atmosférica es un conocido factor de riesgo de enfermedades cardíacas y pulmonares, entre otras, y aumenta las muertes por cualquier causa en adultos y niños. 
  • La exposición a la contaminación atmosférica, tanto a corto como a largo plazo, puede aumentar las probabilidades de sufrir un ataque al corazón y la muerte. 
  • Más del 40% de los estadounidenses viven con niveles de contaminación atmosférica poco saludables, según la Asociación Americana del Pulmón.

Esta semana es la Semana de Concienciación sobre la Calidad del Aire. Respirar un aire sano es importante para todos, independientemente de la edad y la salud. La mala noticia es que la contaminación del aire es una importante amenaza para la salud pública. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la contaminación del aire exterior causa 4,2 millones de muertes prematuras cada año. 

La buena noticia es que la contaminación del aire es una amenaza reversible para la salud pública. Pero todos tenemos que poner de nuestra parte para revertirla.

Por desgracia, al igual que muchas otras amenazas para la salud, afecta de forma desproporcionada a las comunidades de color y a las personas con bajos ingresos que viven y trabajan en zonas densamente pobladas y altamente urbanizadas con menor acceso a espacios verdes y abiertos. 

Siga leyendo para saber cómo la calidad del aire nos afecta a todos, ahora y en las generaciones futuras, y qué podemos hacer al respecto. 

¿Qué es la calidad del aire y cómo se mide?

La calidad del aire es una evaluación de la salud del aire que se respira. Se mide utilizando el AQI, o índice de calidad del aire. La calidad del aire se basa en los niveles de muchas sustancias peligrosas en nuestro aire. La OMS establece las directrices sobre los niveles que deben alcanzarse para la salud humana. Por suerte, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) hace el trabajo duro por nosotros combinando las complejas recomendaciones científicas en una escala fácil de entender y codificada por colores que nos ayuda a saber lo saludable que es nuestro aire.

Para cualquiera que viva en zonas con incendios de polvo o propensas a la niebla tóxica, puede estar familiarizado con los valores del AQI y cómo afectan a lo que puede hacer y a cómo se siente. Pero para muchas otras personas, el AQI puede ser algo de lo que nunca han oído hablar. Se lo explicaremos. 

¿Qué significan los valores AQI?

El ICA es un número entre 0 y 500, donde 0 es la mejor calidad de aire posible y 500 es la peor calidad de aire que se pueda imaginar. El AQI tiene en cuenta los niveles de cinco contaminantes atmosféricos comunes, regulados por la Ley de Aire Limpio:

  • Ozono troposférico
  • Partículas (PM) 
  • Monóxido de carbono
  • Dióxido de azufre
  • Dióxido de nitrógeno

Hay seis categorías de AQI: 

  1. Verde: 0 a 50 – bueno, con poco o ningún riesgo para la salud
  2. Amarillo: 51 a 100 – aceptable 
  3. Naranja: 101 a 150: no es saludable para grupos sensibles como los ancianos, los niños y las personas de cualquier edad con enfermedades cardíacas o pulmonares 
  4. Rojo: 151 a 200 – no es saludable para todos
  5. Morado: 201 a 300 – muy poco saludable
  6. Granate: 301+ – peligroso 

¿Qué causa la contaminación atmosférica?

La contaminación atmosférica está causada por partículas y gases nocivos en el aire. Las sustancias pueden ser tanto de origen humano como de origen natural. Estos son algunos ejemplos de fuentes de contaminación atmosférica:

  • Emisiones de los vehículos
  • Fábricas
  • Centrales eléctricas
  • Calefacción central 
  • Estufas de leña
  • Polen
  • Incendios forestales
  • Volcanes

A veces las partículas y los gases proceden directamente de estas fuentes. Es el caso de las partículas (PM) procedentes de los incendios forestales, por ejemplo. 

Otras veces, los contaminantes son el resultado de reacciones químicas que se producen en el aire. Un ejemplo de ello es el ozono troposférico, principal componente del smog. 

Ozono troposférico

Es posible que haya oído hablar del ozono. El ozono puede ser bueno o malo para nuestra salud, dependiendo de la parte de la atmósfera en la que se encuentre. En lo alto de la atmósfera, la capa de ozono que rodea nuestro planeta ayuda a protegernos de los efectos nocivos del sol. Sin embargo, a nivel del suelo, el ozono es una amenaza para la salud. Puede irritar el: 

  • Ojos
  • Nariz
  • Garganta
  • Pulmones

También daña la vida vegetal, reduciendo la capacidad de los árboles y las plantas para eliminar el dióxido de carbono de nuestro entorno. 

El ozono es también el principal componente del smog. El smog -esa capa de contaminación de color amarillo-marrón que se extiende como un manto sobre las zonas urbanas densamente pobladas- es lo que ocurre cuando los contaminantes, como los de los gases de escape de los vehículos, reaccionan químicamente cuando se exponen a la luz solar. 

Materia particulada

Además del ozono, las partículas, o PM, son el otro componente principal del smog. Las partículas son partículas que pueden ser sólidas o líquidas, y se encuentran en el aire que respiramos. Estas partículas son sustancias químicas como: 

  • Sulfatos
  • Nitratos
  • Carbono
  • Polvo mineral

Proceden de la quema de combustibles fósiles para alimentar coches, fábricas y hogares, así como de fuentes naturales como los incendios forestales y las erupciones volcánicas.

Puedes ver algunas PM con tus ojos, como la ceniza y el hollín. Pero las partículas más peligrosas son tan pequeñas que no se pueden ver. Las PM se clasifican según el tamaño de las partículas: 

  • Las partículas más grandes son las de tamaño PM10 (diámetro de 10 micrómetros y menos). Quedan atrapadas en los filtros naturales de la nariz y la garganta cuando las respiramos. 
  • Las partículas más pequeñas pueden llegar directamente a los pulmones e incluso al torrente sanguíneo, donde causan daños. Estas partículas más pequeñas, las PM2,5 (de 2,5 micrómetros de diámetro o menos), son las más perjudiciales para la salud humana. Estas partículas son 30 veces más finas que un cabello humano. 

Otras causas de la contaminación atmosférica

Las otras causas de la contaminación atmosférica son los gases nocivos para la salud, como: 

  • Óxidos de nitrógeno
  • Monóxido de carbono
  • Dióxido de carbono
  • Óxidos de azufre
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV)
  • Plomo en el aire
  • Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) 

¿Cuáles son los factores que afectan a la calidad del aire?

La calidad del aire se ve afectada por lo que los seres humanos -o, en algunos casos, los fenómenos naturales- hacen para contaminar el aire, y por cómo responde el medio ambiente a ello. Por ejemplo, el tráfico rodado, los incendios forestales y las erupciones volcánicas afectan significativamente a la calidad del aire. 

A continuación, los factores ambientales determinan el grado de afectación de la calidad del aire. Los niveles de contaminación del aire pueden empeorar por: 

  • Velocidad del viento lenta, o rápida en la dirección equivocada
  • Temperaturas más altas
  • Luz solar intensa
  • Mayores niveles de humedad

Cómo influye la calidad del aire en la salud

Según la OMS, la contaminación del aire exterior fue responsable de 4,2 millones de muertes en todo el mundo en 2016. Y, como ocurre con muchos factores de riesgo ambiental que afectan de forma desproporcionada a las comunidades de color, la contaminación del aire no es diferente. En Estados Unidos, las personas de color tienen más de 3 veces más probabilidades de respirar aire contaminado que los blancos.

Efectos a largo plazo de la contaminación atmosférica

Respirar aire contaminado aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares) y respiratorias -incluyendo peores resultados de COVID-19. No sólo eso, sino que muchos estudios también han demostrado una relación entre los niveles elevados de partículas finas y un mayor riesgo de muerte por enfermedades cardíacas y pulmonares. 

Esta relación está tan bien establecida que la Asociación Americana del Corazón, la Sociedad Europea de Cardiología y la Asociación Americana del Pulmón han emitido declaraciones oficiales sobre la relación entre la contaminación atmosférica y la salud del corazón y los pulmones y la necesidad de actuar urgentemente. 

Todavía no está claro cómo afecta la contaminación del aire a este riesgo de enfermedad cardíaca y pulmonar y de muerte. Sin embargo, los expertos tienen algunas teorías. Cuando estas sustancias químicas peligrosas son absorbidas por nuestro torrente sanguíneo, pueden aumentar la presión arterial, incrementar el riesgo de formación de coágulos y provocar aterosclerosis (depósitos de grasa en las arterias). Todas estas son causas de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. El ozono, cuando se respira en los pulmones, provoca una inflamación similar a una quemadura solar. Y la contaminación por partículas desencadena ataques de asma y aumenta el riesgo de cáncer de pulmón.

Esto es lo que hay que saber:

  • La relación entre la contaminación del aire y la muerte muestra una «dosis-respuesta». Un estudio realizado en seis ciudades de EE.UU. demostró que cuanto mayor es el nivel de PM2,5 en el aire, mayor es la tasa de mortalidad.
  • Pero, en el estudio de seguimiento, el riesgo de muerte en esa población mejoró cuando la calidad del aire mejoró. 
  • Cuando los niños están expuestos a la contaminación atmosférica – antes de nacer y en la primera infancia – su desarrollo cerebral y pulmonar se ve afectado, y son más propensos a sufrir problemas respiratorios como el asma más adelante. 
  • No sólo hay que preocuparse por los niños enfermos. Según UNICEF, la contaminación atmosférica contribuye en gran medida a la muerte de 600.000 niños menores de 5 años cada año. 
  • Los estudios también han sugerido una relación entre la contaminación atmosférica y la enfermedad de Alzheimer, los problemas de fertilidad femenina y un mayor riesgo de aborto y otras complicaciones del embarazo, e incluso los trastornos del espectro autista. 

La contaminación atmosférica también tiene efectos a corto plazo sobre la salud 

No hace falta haber vivido toda la vida en Los Ángeles (nombrada la ciudad con la peor contaminación por ozono de EE.UU. durante 21 de 22 años) para correr el riesgo de sufrir complicaciones de salud relacionadas con la contaminación atmosférica. Incluso la exposición a corto plazo a niveles elevados de contaminación atmosférica (especialmente a la contaminación por partículas y al ozono) provoca un aumento de las muertes y los infartos. 

¿Quiénes son los más afectados por la contaminación atmosférica? 

La contaminación del aire es mala para todos. Pero para determinadas personas, incluso los niveles más bajos de contaminación atmosférica son perjudiciales.

Estos grupos de personas pueden sentirse especialmente sensibles a la contaminación atmosférica y deben ser especialmente cuidadosos incluso con niveles moderados de AQI: 

  • Cualquier persona con asma, EPOC u otras enfermedades pulmonares
  • Cualquier persona con una enfermedad cardíaca o con factores de riesgo de padecerla
  • Cualquier persona que haga ejercicio o se esfuerce al aire libre, incluso para trabajar
  • Los bebés y los niños, al estar todavía en desarrollo, respiran más rápido y toman más aire que los adultos

¿Qué medidas puedo tomar para reducir mi exposición a la contaminación atmosférica?

Si usted es sensible a la contaminación atmosférica, o pertenece a un grupo de alto riesgo, la mejor manera de reducir su exposición a la contaminación atmosférica es vigilar el índice de calidad del aire en su zona.

Si los niveles de contaminación del aire son bajos, no es necesario limitar las actividades fuera de casa. No obstante, deberá asegurarse de limitar la cantidad de tiempo que pasa en zonas con mayor contaminación atmosférica, como por ejemplo cerca de carreteras y cruces muy transitados. 

En los «días de aire viciado», lo mejor que puede hacer para cuidar su salud es permanecer en el interior en la medida de lo posible, mantenerse alejado de las zonas de mucho tráfico y alta contaminación (si es posible), evitar cualquier actividad extenuante al aire libre (si es posible) y estar atento a las recomendaciones locales de salud pública y a la previsión meteorológica. 

Aquí tienes algunos consejos y trucos para reducir tu exposición a la contaminación atmosférica: 

  • Programe sus desplazamientos para viajar fuera de las horas punta.
  • Si camina o va en bicicleta, evite las carreteras principales en la medida de lo posible, y elija en su lugar una ruta a través de barrios más tranquilos e, idealmente, algunos espacios verdes abiertos.
  • Incluso si conduce, evitar las carreteras con mucho tráfico le ayudará a reducir su exposición a los gases de escape.
  • Evite el fuego de leña en su casa.
  • Considere la posibilidad de instalar un purificador de aire HEPA (High-Efficiency Particulate Arrestance) en su casa y oficina.

Incluso en lugares con buena calidad del aire, las personas pueden experimentar beneficios para su salud si se mejora la calidad del aire. Descubre qué puedes hacer para defender la justicia medioambiental y mejorar nuestra exposición colectiva a la contaminación atmosférica. 

El resultado final

La mala calidad del aire puede ponerle en riesgo de padecer una serie de problemas de salud y enfermedades, como las cardíacas y pulmonares, así como el asma. Esto es cierto para las personas expuestas a la contaminación del aire tanto a largo como a corto plazo. Por desgracia, las personas de color y las que viven en zonas de bajos ingresos están más expuestas a la contaminación atmosférica. Y quienes son más sensibles a la contaminación atmosférica, como las personas con enfermedades preexistentes y los ancianos, corren más riesgo. Sin embargo, es un problema que puede revertirse. Compruebe el índice de calidad del aire antes de salir a trabajar o hacer ejercicio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba